• ¿Qué es el jet lag y cómo afecta a los TCP?

    Pasajero de vuelo largo observando una pantalla de horarios

Hoy te vamos a hablar de ese fiel compañero de los viajes transoceánicos, uno de los fenómenos más conocidos a la hora de viajar en avión. ¿Qué es el jet lag? Pues mucho más que la falta o exceso de sueño tras un vuelo con cambio horario.

Es un choque entre el ritmo natural de nuestros cuerpos y el cambio de entorno, que determina y marca este ritmo. Este fenómeno es temporal, no te preocupes, pero puede afectar significativamente nuestro rendimiento y disfrute durante los viajes.

Aquí, te vamos a explicar todo sobre el jet lag, cómo combatirlo y cómo lo viven los tripulantes de cabina. ¡Acompáñanos!

¿Qué es el jet lag? ¿Cómo se produce?

Te preguntarás, ¿pero qué es el jet lag? El origen del jet lag es puramente fisiológico. Es una discordancia entre el reloj interno de nuestro cuerpo, que dicta cuándo debemos estar despiertos y cuándo debemos dormir, y el tiempo real del lugar al que hemos viajado.

Este reloj, o ritmo circadiano, se ve influenciado por señales ambientales, especialmente la luz y la oscuridad, que pueden desajustarse rápidamente tras un vuelo de larga distancia. La gravedad o levedad de este choque varía según la cantidad de zonas horarias cruzadas y la dirección del vuelo, siendo generalmente más pronunciada en los viajes hacia el este.

Síntomas del jet lag

Además de la fatiga y los problemas para dormir, quienes experimentan jet lag pueden sufrir dolores de cabeza, falta de apetito o, por el contrario, hambre en momentos inusuales del día. Estos síntomas pueden persistir varios días, dependiendo de la cantidad de zonas horarias cruzadas y de la capacidad individual de adaptación.

La desorientación temporal no solo afecta nuestro bienestar físico, sino que también tiene un impacto emocional, a veces exacerbando sentimientos de soledad o estrés en entornos desconocidos.

¿Cómo evitar el jet lag siendo Tripulante de Cabina?

Anticípate al jet lag

Comenzar a ajustar nuestro ciclo de sueño unos días antes de viajar puede facilitar la adaptación al llegar a nuestro destino. Esta preparación puede incluir acostarse y levantarse más temprano o más tarde, dependiendo de la dirección del viaje.

Además, adoptar una dieta ligera y evitar bebidas estimulantes puede ayudar a nuestro cuerpo a adaptarse progresivamente a los cambios que están por venir.

¿Qué hacer durante el vuelo?

La gestión del ambiente en el que viajamos contribuye enormemente a cómo nos sentimos al llegar. Mantenerse hidratado, evitar el alcohol y las comidas pesadas, y usar accesorios que nos ayuden a dormir si es de noche en nuestro destino, son prácticas recomendadas.Y algo más: Hacer ejercicios de estiramiento o caminar por el pasillo puede disminuir el riesgo de problemas circulatorios, contribuyendo a un mejor estado físico general.

Adáptate al nuevo horario

Ya estás en el destino, ¿ahora qué? Aunque sea difícil, intentar resistir la urgencia de dormir fuera de las horas nocturnas locales y buscar exposición a la luz natural durante el día puede acelerar la sincronización de nuestro reloj interno.

La comida también te puede ayudar a regular tu ciclo circadiano: Mantén un horario regular de comidas y actividad física también puede ayudar a restablecer nuestros ritmos naturales más rápidamente.

¿Qué ejercicios hacer para evitar el jet lag?

¿Hay algo más que puedas hacer para evitar el jet lag? Como te hemos comentado, mantenerte activo en tu lugar de destino para cansarte y que tu ciclo de sueño se alinee con el nuevo horario es vital.

Así que te recomendamos que andes mucho, si tienes la posibilidad de realizar ejercicios cardiovasculares como correr, andar rápido, bailar… También puede ser un gran aliado el ejercicio de fuerza, como la escalada, calistenia o incluso levantar pesas, puede ayudarte a aliviar los síntomas.

El desajuste horario para los auxiliares de vuelo

Las tripulaciones de cabina, enfrentándose al jet lag de manera rutinaria, han desarrollado estrategias efectivas para lidiar con este fenómeno. Si hay algo en lo que están de acuerdo es que los síntomas del jet lag se hacen más leves si mantienes un estilo de vida saludable y rutinas regulares tanto como sea posible.

Además de los consejos que te hemos dado antes, ajustar tu reloj al horario del próximo destino días antes de su vuelo, puede ayudar a suavizar la transición entre zonas horarias. Y no te olvides del uso de suplementos como la melatonina, pero ojo, bajo la guía de un profesional de la salud.

El bienestar de los TCP, lo primero

A pesar de estas estrategias, el constante cambio de zonas horarias puede tener efectos acumulativos en la salud, y no solo ser un episodio de jet lag puntual. Y es que algunos estudios sugieren que el personal de vuelo puede experimentar desde alteraciones del sueño hasta disrupciones en los patrones hormonales o riesgos aumentados de ciertas enfermedades.

Por esto, muchos profesionales de la aviación enfatizan la importancia de chequeos médicos regulares y la adopción de hábitos de vida que promuevan la adaptabilidad mental y física. Porque, como sabrás, necesitas un certificado médico de clase CC para ser auxiliar de vuelo, y, no solo eso, sino priorizar siempre tu salud.

Y no solo eso: La industria de la aviación ha comenzado a reconocer los desafíos únicos que enfrenta su personal de vuelo y está implementando políticas de apoyo, como la limitación de horas de vuelo consecutivas y la promoción de programas de bienestar.

La educación sobre la gestión del jet lag y el bienestar general se está convirtiendo en una parte integral de la formación del personal de cabina. También, hay algunas aplicaciones móviles para azafatas y pasajeros habituales que te pueden ayudar a gestionar tus viajes y horarios.

    Ahora ya sabes qué es el jet lag y cómo se combate

    Ya sabes qué es el jet lag y cómo combatirlo, así que no hay excusa. Puedes disfrutar de largos viajes sin miedo a sufrir este desajuste, solo tienes que cambiar tu rutina horaria unos días antes y seguir los consejos que te hemos comentado.

    A pesar de este pequeño choque entre nuestro ciclo circadiano y nuestro entorno cambiante, ser azafata de vuelo no deja de tener grandes beneficios. Aquí te comentamos algunas de las ventajas de ser tripulante de cabina.

    Y, si quieres seguir leyendo sobre este maravilloso trabajo y conocer todos los entresijos, nuestro blog de noticias es tu sitio. ¡Te esperamos!

    También podría interesarte…