• 10 curiosidades sobre azafatas que te sorprenderán

1. El trabajo comienza cuando se cierran las puertas

¡Como oyes! Y es que la jornada laboral de los tripulantes de cabina empieza a contar desde que se cierran las puertas del avión, justo antes del despegue.

¿Ahora entiendes por qué azafatos y azafatas tratan de agilizar el proceso de colocación de los pasajeros? ¡Nadie quiere trabajar gratis!

2. ¡Viajan más que visitan!

No todo lo que reluce es oro. Ser azafata no es solo viajar y hacer turismo. Es más, lo habitual es que no tengan tiempo suficiente para disfrutar de los destinos a los que vuelan.

Como es normal, su prioridad es estar listos para el próximo vuelo, lo que significa que gran parte de su tiempo en tierra se pasa descansando y recuperándose.

3. ¡Tienen una guarida secreta!

A pesar de tener que estar al pie del cañón incluso en los vuelos de larga duración, los tripulantes de cabina necesitan descansar. Los turnos son de 13 horas como máximo, y antes, o llegado ese tiempo, se marchan a la llamada “crew rest area”: Una zona dedicada al descanso del equipo.

Antes estaba situada al final del avión, pero en los modelos más modernos, se ha comenzado a emplazar tanto encima del cockpit de los pilotos como al final.

Si quieres saber más sobre las zonas de descanso, aquí te dejamos un post sobre el crew rest, donde explican todo lo que necesitas saber. ¡Te encantará!

4. En realidad… No todos los aviones tienen zona de descanso

Así es. Aunque te acabamos de contar que los tripulantes de cabina tienen un área para descansar en los vuelos de larga duración, lo cierto es que algunos aviones no disponen de ella.

¿Y dónde descansan cuando su turno termina? En un asiento normal, como el de cualquier pasajero. Allí comen, duermen y se toman un respiro antes de comenzar de nuevo a trabajar.

A veces, y solo a veces, pueden descansar en Business Class. Los pilotos, por el contrario, si no hay crew rest area en el avión, siempre descansan en Primera Clase.

5. Si el vuelo se retrasa, mala suerte

Como pasajero, que se retrase un vuelo supone perder compromisos, un tiempo muy valioso, y quizás, otro vuelo. Pero como tripulante de cabina, supone perder descanso, incluso horas de trabajo, y ¡también tiempo de ocio!

Y hay más, la compañía no ofrece una compensación económica a los azafatos que sufran el retraso de un vuelo. Puede ocurrir que, si el retraso es considerable, pongan a tripulantes de repuesto y los que había convocados tengan que permanecer en el hotel de la ciudad o en su casa, para que no se excedan de horas de actividad.

¿Estás alucinando con estos secretos? Pues no solo las azafatas de vuelo los tienen ocultos, ¡también los pilotos! Ellos tienen un lenguaje propio, del que puedes aprender más en este post sobre frases que usan los pilotos.

6. Descuentos y privilegios

Sí, el mito es cierto. Los TCP tienen descuento en algunas cadenas hoteleras. Las aerolíneas llegan a acuerdos tanto con empresas de alojamiento como restaurantes, y pueden disfrutar de rebajas cuando deben permanecer fuera de base.

¡Y más cosas! Gozan asimismo de descuentos en agencias de viajes, marcas de moda… Pero eso depende también de la antigüedad del tripulante en la aerolínea.

7. El uniforme es sagrado

¿Sabías esto? Los tripulantes deben mantener cierta imagen hacia el exterior cuando llevan el uniforme puesto. Incluso cuando ya ha terminado el vuelo, y los auxiliares de vuelo van por el aeropuerto con su uniforme, deben cuidar su comportamiento.

Al fin y al cabo, siguen representando a la aerolínea, aunque no estén trabajando en el momento. Además, los uniformes siempre han sido un icono de elegancia y servicio, en este artículo sobre la evolución de los uniformes podrás descubrir más sobre su historia. ¡Te va a encantar!

8. Antes de volar, todo el mundo se examina

Para garantizar la capacitación de la tripulación, antes de cada vuelo se lleva a cabo el “briefing”: Un pequeño examen en el que evalúan que cada miembro del equipo sabe cuál es su función en ese vuelo, dónde están los equipos de seguridad, y los procedimientos a seguir.

Si no lo superan, los tripulantes no podrán volar y eso supone una falta grave. Y, cuidado, si acumulan varias faltas graves, pueden optar por no renovar el contrato o prescindir de sus servicios.

9. Nunca vuelan resfriados

¡Así es! Como están en contacto con tantísima gente en un espacio tan reducido, las compañías prohíben que los auxiliares de vuelo trabajen con procesos gripales o resfriados.

Para eso están los “imaginarios”, tripulación que ha sido avisada para estar disponible en caso de que un compañero se tenga que dar de baja y no pueda volar.

Además de por seguridad, los cambios de presión en despegues y aterrizajes pueden afectar de forma grave al tripulante de cabina resfriado, ya que aumenta la presión sanguínea, ¡y no queremos eso estando enfermos!

10. Cuando vuelan, comen gratis

¿Esto lo sabías? Dependiendo de la compañía las dietas pueden variar, pero, por lo general, las dietas de los tripulantes de cabina están cubiertas.

Tanto si estás fuera de tu base, como si te pilla en pleno vuelo, la comida está garantizada. Lo más habitual es que se les ingrese un plus de dietas a final de mes.

Y es que, el mundo de la aviación está lleno de secretos. Aquí te dejamos 10 curiosidades de aviones, ¡más de una te dejará helado!

¡Ahora ya sabes casi todos los secretos de los tripulantes de cabina!

Y es que todavía hay muchas otras curiosidades ocultas, que solo ellos saben. Pero ahora estás un poquito más cerca de conocer los entresijos del aire.

Si te ha parecido interesante este post, no te puedes perder nuestro blog de azafatos, en el que podrás leer desde quién fue la primera azafata de vuelo del mundo, hasta cómo ser tripulante de cabina.

También podría interesarte…